La razón #1 que me ha permitido crecer exponencialmente con mis emprendimientos, desde el año 2008, ha sido contratar un mentor y dejarme guiar por él.

Seguramente había un molesto niño en tu salón de clases en la escuela secundaria, que siempre levantaba la mano y hacía preguntas, cuando lo que todos querían era terminar la clase. ¿Verdad?

Es molesto en la escuela secundaria, pero es clave y es LA DIFERENCIA cuando estás empezando tu propio negocio.

El problema es que puede ser imposible encontrar alguien que te lleve de la mano y sea tu mentor. Que te guíe. Que te mire con cara de indignación y te diga “¿Quién te dijo que hagas eso? ¡Así no funcionan las cosas! Esta es la estrategia adecuada para este momento.”

… y para eso estoy aquí.

Si te interesa que sea tu mentor y que te guíe por cada paso del camino en lanzar y consolidar tu negocio, ahora te explico cómo: